Para comprender la realidad en la que está integrado el sector de la fresa en la actualidad, es necesario entender los orígenes de la producción de los frutos rojos.

Gracias a la situación geográfica de Huelva, tierra andaluza que cuenta con más de 3.000 horas de luz al año, que permite producir los frutos rojos sin necesidad de artificios, es decir, de forma natural, y el clima de Huelva y su provincia, le confieren las ventajas para que nuestros frutos gocen de reconocimiento mundial, con la máxima calidad, sabor y frescura.

Es a mediados del Siglo XX, cuando se empiezan a producir fresas y fresones en Huelva, elegida por su clima, que permite producirlos sin artificios, es decir, de forma natural, mejorada muchísimo durante más de 60 años.

 

Bien es cierto, que la fresa es un fruto rojo silvestre, que originariamente nació en Estados Unidos, desde donde fue traído, y el cual, desde entonces, ha contado con grandes avances y mejoras en el mismo, hasta llegar al fruto que conocemos en la actualidad, con altos estándares de calidad, con una limitación natural de producción agraria muy baja, lo cual hace inviable su distribución empresarial, quedando como un fruto muy escaso e irregular en todos sus aspectos. Es por esto, que el fresón se alza con la totalidad de la producción, alrededor de un 99,9%, y todo ello sumado a las características de Huelva como tierra, se han logrado variedades con unos niveles de calidad de máximo reconocimiento, y con unos altos niveles de dulzura, potentes en sabor y aroma, además de una gran presentación.

 

 Resaltar que contra aquello que se pueda pensar, los invernaderos que se utilizan sirven para evitar que la lluvia estropee los frutos por la aparición de enfermedades fúngicas. Y contra lo que pueda intuirse en relación a si se produce mucha fresa, es conveniente decir que el sector de frutos rojos de Huelva, que representa el 97,5% de la producción nacional, se mantiene estable en número de hectáreas desde hace unos 20 años aproximadamente. La única diferencia que ha existido en este tiempo ha sido la diversificación en otros frutos rojos como el arándano, la frambuesa y la mora, ocupando la fresa el 60% aprox. de toda la superficie.

 

El mercado agrícola, está en constante transformación, intentando reforzar el valor del producto, mejorando continuamente en todos los procesos de la cadena de valor. Es por esto, por lo que en los últimos años las empresas del sector han diversificado su producción hacia otros berries, la frambuesa, la mora y los arándanos creciendo paulatinamente.

cultivo
enfoke_016-min

En los últimos años y hasta 2015, la fresa ha sido la más exportada, superando las 290.000 toneladas, seguida por la frambuesa, el arándano y la mora, pero a partir de 2016 las exportaciones de arándanos superaron las del pasado año, con más de 35.000 toneladas, según los datos recogidos por la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas.

 

En términos de importación y exportación,  la fresa de Huelva y por ende el resto de los calificados como frutos rojos, predominan en todos los canales de aprovisionamiento, y en el mercado exterior, existen 4 principales destinos de exportación, por volumen en fresas: Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. Aunque, bien es cierto, que en los últimos años, el mercado alemán ha mostrado una tendencia a decrecer, algo inusual para el mismo.

 

En lo que respecta al mercado de las frambuesas, arándanos y moras, es en el mercado británico, donde encontramos el primer destino de exportación, debido a los altos volúmenes de compras conseguidos en la negociación, y tendente al alza desde el 2014, algo no fácil de conseguir, debido a las exigencias marcadas, donde existe un alto control de la formalidad de los pedidos, y de la calidad del servicio.

 

El sector fresero de Huelva cerró la campaña 2015-2016 con una producción total de fresa de 294.650 toneladas, ligeramente superior a la del año anterior –un dos por ciento más– aun cuando las hectáreas plantadas bajaron en un 8,7 por ciento, mientras que la facturación ascendió a 395 millones de euros, lo que supone un incremento del ocho por ciento respecto a la campaña anterior.