Origen

Antes de llegar a la actualidad de las cooperativas, es necesario que hagamos un breve recorrido desde sus orígenes, y estos empiezan, cuando en 1959, el entonces presidente de la Cámara Agraria de Huelva y de Caja Rural del Sur, D. José Luis García Palacios, fundó la Unión Territorial de Cooperativas del Campo (UTECO), debido a la necesidad ya latente, de que un sector económico y social tan importante como el agrícola, tuviese órganos de representación capaces de defender los intereses comunes en la provincia. Desde entonces, las etapas por las que ha pasado el total de cooperativas ha sido diferente, hasta llegar a la actual, donde bajo un mismo paraguas se unen las principales cooperativas y SAT de la provincia, con un total de 54 sociedades agroalimentarias, las cuales, facturaron 693 millones de € en 2015, incluyéndose en estas cifras a Onubafruit, entidad de segundo grado de incorporación reciente.

Como bien es sabido, las cooperativas son entidades con una enorme influencia social, que en el caso de Huelva, sustentan el trabajo de 18.200 agricultores y ganaderos en la provincia, dando empleo fijo a 500 personas y 80.000 eventuales e indirectos en campaña.  Además, logran una mejora de la economía y la rentabilidad de las explotaciones de los socios, lo que ocasiona que la riqueza revierta en ellos para de este modo, poder seguir generando puestos de trabajo y contribuyendo a la activación de la vida, sin dejar de lado el cuidado del medio ambiente, instando al cumplimiento de las normativas europeas en materia de sostenibilidad y calidad.

La estructura es Asamblea General y Consejo Rector, elegido por todas las cooperativas y SAT, y Consejos Sectoriales.

Además de lo referido con anterioridad, tienen como misión salvaguardar los intereses de las cooperativas agroalimentarias, en cuestiones comunes y/o sectoriales, ofrecer servicio jurídico, asesoramientos en ayudas a inversiones, la formación, la gestión de ayuda PAC, además de promocionar los productos de la provincia a todas las ferias y eventos a las que asisten.

Todo ello, no descuidando el apoyo y trabajo en campañas como “Interfresa contra el Cáncer” y “Fresas de Europa. Vive la Roja”, además de entrar en una cuestión clave como es el problema de los regadíos existentes en la provincia, solicitando la ordenación del territorio y soluciones hídricas, a través de trasvases y de la regularización administrativa de las concesiones de riego, en otras palabras, demandando una seguridad jurídica necesaria.

Con respecto a la problemática del regadío, se ha formado una Plataforma de Defensa de los Regadíos del Condado, mediante la cual se ha conseguido que se pongan medios tanto en la Administración Central como en la autonómica, para regular dicha situación que lleva arrastrándose unos 30 años, destacando la publicación del Plan de Ordenación de la Corona Norte de Doñana y la DIA, para comenzar las obras de un trasvase de 4,99 hm3, aunque aún quedan muchas cosas por hacer, como la petición de un nuevo trasvase de 15 hm3 o la concesión administrativa a la comunidad de regantes de aguas subterráneas del Condado.