De manera general, y atendiendo a todos los cultivos de berries, podemos diferenciar cuatro fases principales, las cuales son:

Cultivo

Manipulación y envasado

Distribución

Cultivo

Aunque pudiera parecer de otro modo, el cultivo de los frutos rojos, y especialmente el de la fresa, no comienza en tierras onubenses. Para entender el origen de dicho proceso productivo, debemos hacer un viaje hasta las tierras de Castilla, donde se ha generado una importante industria viverista que ha creado miles de puestos de trabajo en el medio rural.

Desde hace casi ya tres décadas, el 95% de la producción de planta para la obtención de fresa se lleva a cabo en tierras de Castilla, donde en la actualidad hay unas 1.400 hectáreas dedicadas a este cultivo, donde la mayor parte, unas 800 hectáreas, esta sita en Segovia, especialmente en tierras de Carbonero el Mayor o Mozoncillo, seguida por Ávila con otras 500 hectáreas en La Moraña o el valle de Amblés, Valladolid con 200 hectáreas, destacando Tordesillas, y en menor medida, la comarca del Cerrato, en Palencia, y El Burgo de Osma en Soria, ya que el clima le es propicio para tener un verano suave y con la posibilidad de que las plantas pueda acumular horas de frío antes de ser arrancadas para plantarlas en Huelva.

El trabajo de los viveros de Castilla, está basado en la multiplicación de las plantas madres importadas, aunque ya hay algunos viveros que están produciendo su propia planta madre.

El proceso de cultivo de estas plantas en Castilla, se inicia sobre Abril, con las explotaciones al aire libre, en superficies arenosas, con agua suficiente para llevar a cabo los riegos y temperaturas extremas de frío y calor para lograr el éxito cuando sean trasplantadas a las tierras de Huelva. Es a finales de septiembre y comienzos de octubre, cuando arranca esta otra campaña de la fresa, aprovechando que las temperaturas bajan y ayudan a la planta a aguantar más y responder mejor al clima más cálido, además de ser también la época idónea para hacerlo ya que el frío detiene el ciclo reproductivo e induce a la floración.

Si tenemos que hacer una aproximación, en cada hectárea de cultivo se desarrollan entre 12.000 y 20.000 plantas madres de la fresa. En Octubre se lleva a cabo el arranque de la mayor parte de las plantas cuando ya han desarrollado la multiplicación de estolones, lo que se traduce en una media de entre 15 y 20 unidades por planta madre, lo que equivale a 650-700 millones de plantas hijos.

Una vez se concreta este proceso, la planta es debidamente seleccionada y se somete a un proceso de refrigeración a dos grados para su envío inmediato con destino Huelva, donde los agricultores serán los productores finales de la fruta.

Por tanto, podemos concretar que cada campaña se inicia con la obtención de la planta en los viveros del medio-centro de España, ya que requiere estar expuesta de forma regular a unas temperaturas más bajas que las que se dan en Huelva, para que de este modo, se pueda aportar una fructificación con altos estándares de calidad.

Huelva, es una provincia privilegiada en cuanto a clima y tierra, ya que las horas solares de las que se disfrutan en esta parte del sur de Andalucía, hacen que se pueda hablar de un fabuloso enclave, donde las citadas condiciones favorecen la diversidad en la producción, la posibilidad de ampliar el calendario y el mantenimiento cuidado y de calidad continua en los cultivos.

En los últimos años, se ha extendido la práctica del cultivo hidropónico, que se entiende como el método, que para cultivar utiliza disoluciones minerales en vez de suelo agrícola. Las raíces reciben una solución nutritiva y equilibrada disuelta en agua con todos los elementos químicos esenciales para el desarrollo de las plantas, que pueden crecer en una solución mineral, o bien en un medio inerte, y que normalmente lleva un control de las variables climáticas.

En los últimos años, los cambios en el modo de producción, también han sido en el proceso del cultivo, donde la introducción de nuevas tecnologías ha permitido la mecanización de los procesos, disminuyendo los costes de producción y aumentando el rendimiento y la capacidad productiva.

Manipulación y envasado

Una vez la fruta ha sido recolectada, empiezan los primeros controles de calidad, y es ya con la llegada al almacén cuando empieza el proceso de manipulación, que como viene siendo habitual en los últimos años, se realiza de manera automática y con tecnologías a la última adaptadas a las mismas.

Es un habitual, que en los últimos años, en todos los almacenes de las cooperativas de la provincia de Huelva, se cuente con unas modernas instalaciones de envasado, que posibilitan el almacenaje con unos exhaustivos controles de calidad lo que hace que se garantice un producto de gran calidad.

Los sistemas de control de la trazabilidad impuestos en este sector, permite que se conozca la situación de cada lote en todas las fases del proceso.

proceso

Distribución

El último paso de la cadena, es la distribución que se lleva a cabo una vez  la fruta perfectamente envasada y siguiendo los regímenes de calidad y exigencia de acuerdo a la normativa vigente, comienza la expedición y carga, y entrega en el punto de destino, que se intenta se realice en el menor tiempo posible, normalmente no superando las 48 horas, lo que hace que se considere al proceso de las cooperativas de Huelva, como un referente de calidad, confianza, servicio y precio, siendo líderes en la exportación de estos frutos.

Es importante destacar, como ya sabemos, que las berries en la provincia de Huelva, cuentan con una climatología que favorece a ser la mayor productora de estos frutos en Europa, y gracias a la inversión en investigación, existen variedades mucho mejor adaptadas a nuestro clima, más productivas y de mejor calidad en todos sus aspectos.

La fresa se recolecta directamente en el envase final de venta, y se lleva de la forma más rápida posible a los almacenes de manipulación, donde pasa por los exhaustivos controles de calidad, para que llegue al consumidor en las mejores condiciones, cumpliendo las especificaciones de los clientes.

Todo lo que se recolecta en el día, debe salir a los mercados, ya que trata de una fruta muy perecedera, que desde que se recolecta hasta que se consume, no debe pasar más de 6-7 días.

De forma global y para todos los cultivos, hay cuatro fases principales, que son:

Investigación

Viveros

Producción

Lo más conveniente, es hablar por cultivo de mayor o menor importancia, tanto como por superficie cultivada y/o por antigüedad.

Fresa

La fresa es el fruto con más historia y cultivo en Huelva, aunque siempre se han cultivado variedades procedentes de California, en los últimos años, el sector se propuso conseguir variedades mejor adaptadas a nuestro clima, y podemos decir, que se ha conseguido, aunque se sigue investigando programas de mejora de variedades, con campos de ensayo donde el objetivo es buscar las que mejor se adapten a las necesidades tanto de los agricultores como de los consumidores.

El cultivo de la fresa empieza a mediados de octubre o principios de noviembre con la plantación de la misma (una vez de que las tierras están desinfectadas) dependiendo de la variedad plantada, la producción comienza a principios de enero, y termina a finales de mayo, teniendo su mayor auge de fruta a mediados de marzo, principios de abril

La plantación comienza en octubre, lo que hace posible disponer ya de frutos a mediados/finales de diciembre.

Cada fresa es recogida a mano y debe cumplir con las exigencias de calidad para el dulzor, tamaño y color, todo acompañado de unos altos controles en el proceso productivo.

El viverista hace un sondeo de las variedades de fresa que los agricultores quieren; ellos compras las plantas, llamadas plantas madre, y realizan la plantación de las mismas en Marzo, y es cuando esta plantas producen estolones que enraízan y se convierten en las plantas que van a ser utilizadas por los agricultores en Huelva, y una vez se  han desarrollado en las plantas, se eliminan, ya que su función de reproducir ha terminado y no son buenas productoras de frutas.

Una vez se arranca las plantas, se hace una selección para enviar a Huelva, las de mejor calidad las que mejores raíces tienen y más grueso son sus tallos

El agricultor, antes de plantar en Octubre, si ha tenido el terrno cultivando fresas, a partir de Junio, ha debido arrancar las fresas, quitar el acolchado y cintas de riego, quitar la cubierta de los invernaderos y desmontar los invernaderos para pasar a las labores de subsolado, gradas y rotavator para que el suelo vuelva a estar mullido y con la textura y estructura adecuada para las nuevas plantas, y de nuevo realizar la labor de acolchado, colocación de cintas, y desinfección de suelo para eliminar patógenos que impidan el crecimiento y desarrollo de las plantas, y así estar preparado para recibir las plantas en Octubre, plantar y comenzar una nueva campaña.

Cuando la planta empieza a tener nuevas raíces, es decir, a los 15 días de haber plantado, se empieza a fertilizar y a realizar los tratamientos contra plagas y enfermedades que los técnicos agrícolas prescriben, bajo unas estrictas normas de calidad que aseguren que se cumplen las normas de seguridad alimentaria y así los productos que ponen a disposición del consumidor.

Dependiendo de las condiciones climáticas, se pueden empezar a recolectar las primeras fresas en Enero, aunque ha habido campañas que debido a temperaturas suaves se han empezado a recolectar a principios de Diciembre. Los intervalos de recolección se van acortando a medida que la planta va produciendo más fruta, y deja de fructificar cuando las temperaturas del verano son altas y la planta empieza a producir estolones dejando de producir flores.

Frambuesa

El cultivo de la frambuesa, debido a las diferentes variedades que presenta la misma, abarca casi toda la totalidad del año, por lo que se puede disfrutar de la misma en todas las estaciones, además de ser la segunda de las berries más cultivada en Huelva.

En sus orígenes, la introducción e implantación de este cultivo, es muy similar al de la fresa, y en origen también se empezaron a cultivar variedades procedentes de California, pero siguiendo los pasos de la fresa, se crean por empresas privadas, programas de mejora para encontrar variedades que se adapten a nuestro clima y puedan suministrar frambuesas a los mercados en distintas épocas del año.

Se usa el mismo sistema que en las fresas, los viveristas ponen las variedades que las empresas agrícolas demandan, suministrándolas en las fechas que los agricultores deciden.

Al aprovecharse toda la infraestructura de las fresas, las labores que se realizan en el campo son similares, toda la estructura de los invernaderos, recolección y comercialización. Las exigencias de tratamientos y normas de calidad, son las mismas.

Árandano

Es el tercer cultivo en importancia en el sector de berries en Huelva, aunque en los últimos años ha tenido un crecimiento tal, que se entiende puede llegar a posicionarse por delante de la frambuesa.

Las primeras variedades que se cultivaron en Huelva, provenían de zonas de Sudamérica, con variedades que se adaptaron a la climatología de Huelva, produciendo en Mayo y Junio.

El auge de este cultivo ha llevado a los investigadores a conseguir variedades que produzcan desde Enero a Julio, teniendo una ventana comercial muy amplia.

El arándano es un arbusto, que se prevé que tiene una vida productiva entre 10 y 15 años, donde es a partir de este momento, cuando las producciones van disminuyendo, y se debe hacer una renovación del material vegetal, con la misma variedad o con nuevas variedades.

La infraestructura de la fresa y de la frambuesa es aprovechada también para el arándano, aunque haciendo un alomado más ancho, debido a su sistema radicular es muy superficial y abundante.

Aunque no hay fecha concreta para plantarlo, se aconseja que sea entre Octubre y Mayo, para evitar de este modo las altas temperaturas.

Anualmente necesita una poda de formación y fructificación, para mejorar las producciones y la sanidad del arbusto.

En cuanto a normas de fertilización y calidad siguen las mismas que el resto de berries.

Mora

Con este fruto, paso algo similar a lo ocurrido con el arándano, tiene un cultivo perenne, comenzando con la llegada de la primavera y extendiéndose a lo largo de todo un año hasta Mayo, y las líneas de investigación han ido encaminadas en esta línea para conseguir dicho cultivo anual.

En líneas generales, el proceso de la mora, es el de un cultivo estándar, con la salvedad que las plantas de moras se mantienen durante varias campañas, sin la necesidad de renovar el material vegetal continuamente, aunque si se hacen podas para mejorar la producción y la calidad.

Los tratamientos fitosanitarios y la fertilización, al igual que las normas de calidad y seguridad alimentaria, van sujetos y prescritos a las mismas directrices que en el resto de berries.